Una encina en el salón… [pintar, pintaaaar]

Aquí os muestro lo que he estado haciendo este fin de semana: un trabajillo que me encargó Sara, que quería un arbol en su salón (hay gente que quiere una smart tv y otra que quiere un árbol😉 )…

Y este es el resultado final: una gran encina de 2,3 metros de alto y 3 de ancho…

CYMERA_20141123_203231

 

Os explico el proceso para que os ayude si algún día os apetece pintar algo grande en una pared.

EL PROCESO

1. Dibujar el diseño sobre una cuadrícula. Para poder dibujar algo muy grande sobre una pared, es muy util dibujar el diseño sobre una cuadrícula que luego realizaremos en la pared par facilitarnos el transportar el dibujo de papel a pared.

Aquí podéis ver el diseño de cómo debía quedar el árbol y una cuadrícula de cómo iba encajado. Como se trata de un árbol que puede quedar más inexacto, la cuadrícula era bastate grande, de huecos de 50 cm.

Diseño de la encina sobre la cuadrícula

Diseño de la encina sobre la cuadrícula

2. Marcar la cuadrícula sobre la pared es muy sencillo. Empecé por el techo, marcando con cinta de papel cada 50 cm.

Despúes, con una plomada casera (un carrete de hilo servirá), pegas en la parte superior el extremo del hilo con un trocito de cinta de papel y dejas caer el carrete hasta que llegue casi al suelo. Dejas que se estabilice y cuando ya no se mueva tienes la linea recta que te guiará para pegar la cinta de papel del techo al suelo completamente vertical.

Después tocan las guías horizontales. Esto es tan sencillo como marcar sobre cinta de papel vertical la separación de la cuadrícula, en mi caso cada 50 cm. Y luego ir pegando la cinta de lado a lado de la pared.

Y os quedará algo así…

Guías verticales y horizontales sobre la pared.

Guías verticales y horizontales sobre la pared.

3. Dibujar la encina en la pared. Ahora que ya tenemos las guías sobre la pared toca lo “mas díficil”: transportar el dibujo del papel a la pared. Lo bueno de que sea un árbol es que, aunque no sea exactamente igual no se notará. De hecho, una vez dibujada la encina, vimos con Sara que debía tener más huecos en lugar de tanta superficie pintada, así que los dibujé sobre la marcha. Y también modifiqué un poquito el diseño para que la pintura no cayera encima de un enchufe ni encima del mando del aire acondicionado.

Diseño de la encina sobre la pared con lápiz, utilizando la referencia de las guías de cinta de papel.

Diseño de la encina sobre la pared con lápiz, utilizando la referencia de las guías de cinta de papel.

4. A pintar!!!! Ahora llega lo mejor, pintar. Primero, con un pincel redondo y con final afilado, se van perfilando todos los bordes del diseño. Después se pinta el relleno. Para el caso de la encina, elegimos un gris clarito, pues podéis ver en las fotos que la estancia tiene otras paredes de colores muy vivos y no queríamos que la encina fuera demasiado llamativa.

Finalmente, le dí 3 capas de pintura para que quedase completamente cubierto. ¿os gusta el resultado? A Sara creo que sí…🙂

El árbol terminado

El árbol terminado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s